Archivo de la etiqueta: Patanjali

¿Qué es el yoga?

¿Qué es el yoga?

Dos significados principales :
Unión “la unión con uno mismo y la unión del individuo con el cosmos”.
Técnicas para llegar a dicha unión.

Podemos entender el Yoga como “La actualización y consumación del estado de unión entre el ser individual Jiva y el ser cósmico Atmán”

Un estado de consciencia expandida cuyas principales características son el haber transcendido el conocimiento intelectual y la experiencia dual, y la aparición de la comprensión intuitiva del mundo.

Patanjali lo resume magistralmente en el 2° aforismo de los “Yoga Sutras” : “YOGA ES LA CESACIÓN DE LAS MODIFICACIONES DE LA MENTE” la desaparición de dichas modificaciones supone la adquisición del control sobre el consciente y el subconsciente y el florecimiento del estado supraconsciente.

La 2a acepción se refiere al conjunto de técnicas aplicadas al desarrollo integral del ser humano.

Estas técnicas no tienen como finalidad unir nada, pues el individuo ya está unido al universo en el que se haya inmerso ya que es consciencia cósmica, su función es más bien la de actualizar y hacer posible la vivencia de este hecho. Ayudar a que el individuo descubra su identidad con el ser absoluto y experimentar su verdadera naturaleza profunda.

La misión principal de las prácticas del Yoga es desarraigar y disolver las tendencias negativas del ego, el aspecto de la personalidad que hace que el individuo se sienta disociado y diferente de su entorno.

El obstáculo que le impide reconocer y experimentar su verdadera esencia o identidad con el todo.

Sendas del Yoga 4. Raja Yoga

Raya Yoga. Yoga mental. Es la vía de introspección.
Los seres humanos estamos volcados casi completamente hacia el mundo exterior, los sentidos son las antenas por las que recibimos una gran cantidad de información que entretiene nuestra mente y nos impide vivenciar los niveles más profundos de la existencia.
Desde la superficie del océano mental se bucea hacia las profundidades de la mente, donde pueden descubrirse y comprenderse todos los elementos que configuran nuestra naturaleza, así como despertar las facultades y el potencial que yace dormido en nuestro interior.
Además del Raja Yoga de Patanjali “yoga sutras “ el raja yoga también abarca otros sistemas como :
  • Kundalini yoga
  • Kriya yoga
  • Mantra yoga
  • Dhyana yoga
No se sabe con certeza en que época vivió Patanjali una de las opiniones más admitida le sitúa unos 400 años A.C. Con los “yoga sutras” de Patanjali el yoga adquiere la categoría de Dhársana. Las Dhársanas son los seis sistemas filosóficos de la India que aceptan la autoridades de los “Veda” las seis escuelas son: Mimansa,  Vaisheshika, Nyaya, Vedanta, Samkhya y Yoga.
Los Yoga Sutras están fundamentados en la filosofía Samkhya, que es anterior al Budismo (el mismo Buda estudió el Samkhya). A diferencia del Samkhya y el budismo Patanjali incorpora el concepto de Dios como un soporte o modelo útil, para aquellos que tengan una inclinación devocional.
Patanjali no inventa nada nuevo pero su trabajo tiene una gran relevancia ya que recopila y sistematiza las enseñanzas que surgieron de la experiencia de los sabios Rishis a lo largo de la historia.
El texto de los Yoga Sutras consta de 196 aforismos (sutras) divididos en 4 capítulos:
  1. Primer capítulo: Samadhi_Pada (la súper consciencia) 51 aforismos.
  2. Segundo capitulo: Shadana Pada (la práctica) 55 aforismos.
  3. Tercer capítulo: Vibhuti Pada (los poderes psíquicos) 56 aforismos.
  4. Cuarto capítulo: Kaivalya Pada (la liberación) 34 aforismos.
El texto está construido con una perfección admirable. En los capítulos 2° y 3° se expone la estructura técnica para alcanzar el estado de Yoga, ésta consta de 8 grados que se conocen como el Asthanga Yoga. El practicante debe perfeccionar cada uno de los 8 pasos para finalmente llegar a la liberación.
Los 8 grados son:
  1. Yama. Código social.
  2. Niyama. Código personal.
  3. Asana. Postura.
  4. Pranayama. Control de la energía. Regulación de la respiración.
  5. Pratyahara. Aislamiento sensorial o interiorización.
  6. Dharana. Concentración.
  7. Dhyana. Meditación o contemplación.
  8. Samadhi. Súperconsciencia.
Yama. Código de conducta social. 5 actitudes.
  1. Ahimsa: actitud de no violencia hacia todos los seres y cosas.
  2. Satya: decir y defender siempre la verdad pero no utilizarla para herir a otras personas.
  3. Asteya: honradez y honestidad.
  4. Brahmacharya: tradicionalmente control de la energía sexual. Continencia, equilibrio, no abusar
  5. Aparigraha: no ambicionar ni atesorar.
Niyama. Código de conducta personal.
comprende 5 actitudes que armonizan y purifican el mundo interno del adepto:
  1. Saucha: limpieza interna y externa .
  2. Santocha: cultivar una actitud de contento y satisfacción.
  3. Tapas: austeridad.
  4. Swadyaya: autoestudio.
  5. Ishwara Pranidana: rendición o abandono a la voluntad divina.

Los códigos Yama y Niyama están diseñados para disolver el conflicto o fricción entre las acciones externas y las actitudes internas. Armonizan el ámbito de la actividad humana. Una forma recta de actuar apacigua la mente. De la misma forma la actitud interior positiva genera acciones positivas.

Asana. Postura física.

Patanjali la define como una posición firme y confortable. En este contexto la asana no está relacionada con las posturas del hatha yoga,  se refiere a posturas de meditación como Padmasana (loto), Siddhasana (perfecta), o Sukkasana (fácil).

Son posiciones que equilibran los impulsos nerviosos, las energías internas y las sensaciones opuestas calor-frío, placer-dolor….

La postura crea la estabilidad física y mental necesaria para tener éxito en las siguientes etapas del Raja Yoga.

Pranayama. Regulación de la respiración.
Es la regulación de la energía vital (prana) a través del manejo de la respiración. Consta de tres fases:

  1. Purana: inspiración.
  2. Kumbhaka: retención.
  3. Rechaka: espiración.
Phatyahara. Interiorización.
Es el proceso de interiorización en el que se disocia la consciencia respecto del entorno externo. La práctica del asana y pranayama conducen a una progresiva desconexión de los estímulos exteriores, cuando estos han sido neutralizados la conciencia puede interiorizarse. Pratyahara en un sentido superior también incluye la desconexión debía conciencia reglas sensaciones psíquicas internas. El aislamiento de los estímulos sensoriales y de la actividad psíquica genera un estado mental claro, sereno y atento.

Dharana. Concentración.
Dharana significa concentración mental. Es la palabra que mejor define al Raja Yoga de Patanjali. Cuando la influencia de los estímulos externos y de la actividad psíquica, la mente se fija en una sola cosa excluyendo las demás. Así se produce la concentración.
Para desarrollar la concentración se enfoca la mente sobre un soporte (semilla), que puede ser cualquier cosa: un objeto, un símbolo psíquico, una zona del cuerpo, un mantra (sonido místico) , un chakra (centro psíquico energético), la imagen del maestro, la respiración…. El soporte debe tener unas características que atraigan fácilmente la atención y convengan a la naturaleza del practicante. El practicante se concentra en el soporte hasta que la consciencia queda absorbida en él.

Con el tiempo el adepto va descubriendo los distintos aspectos y cualidades del objeto de concentración. Cuando la atención se inmoviliza y brota la experiencia meditativa (dhyana)

 Dhyana. Meditación.
Dhyana o meditación es la prolongación de la concentración (dharana ). Surge directamente cuando se mantiene el flujo continuo de la atención sobre el objeto de la concentración. Es un proceso que no puede ser forzado, únicamente puede prepararse la situación adecuada para que la meditación suceda. En el estado de Dhyana, el sujeto, el objeto de la meditación y el proceso de meditar se fusionan formando una unidad. El adepto establece un estado mental libre de condicionamiento y penetra en la esencia del objeto de la meditación. El estado de Dhyana es la antesala de la consciencia cósmica o Superconsciencia.

Samadhi. Superconsciencia.
El Samadhi es la meta de todos los yoguis. Se produce como consecuencia del proceso meditativo. Es el nivel donde la mente y la dualidad han sido completamente trascendidos. En el samadhi sólo existe la experiencia de la Consciencia Pura, de la Realidad Última y de una inefable bienaventuranza. En este estado, el yogui alcanza la experiencia cumbre elevándose a la categoría de hombre iluminado o liberado (Jivamukta).

Patanjali clasifica el Samadhi en 3 categorías principales.

  1. Savikalpa Samadhi: en el que todavía existen fluctuaciones y tiene 4 estadios: Vitarka, Fichara, Ananda y Asmita.
  2. Asampragyata: es un samadhi intermedio donde no hay consciencia de la experiencia del Ser.
  3. Nirvikalapa Samadhi: sólo hay experiencia y no experimentador; el estado perfecto del Ser.
Es difícil establecer la frontera entre los 3 niveles de samadhi, ya que se interpenetran.
El estado de Samadhi es conocido en otras ramas del yoga como el despertar de la Kundalini (energía espiritual del ser humano).