Archivo de la etiqueta: Espiritualidad

Sendas del Yoga 3. Gñana Yoga

Gñana Yoga. El yoga del conocimiento.

Es el Yoga del conocimiento y la sabiduría. Su método está básicamente compuesto por dos etapas: en la primera se analiza y examina lo que se quiere conocer por medio de la mente racional y en la segunda etapa, se realiza un proceso de autointerrogación e indagación con el fin de dar un salto más allá de la mente racional. Se utiliza el pensamiento hasta donde resulta eficaz, y luego es abandonado para a través de la indagación y el discernimiento, llegar a conocer la realidad en forma de experiencia directa.

El estado de Yoga se alcanza, despertando la intuición de la autopregunta que se fórmula constantemente. Es un proceso de indagación permanente que termina disolviendo los bloqueos y las limitaciones de la mente, dando paso a la experiencia de la realidad última o Atmán.

Para que el proceso finalice con éxito, el yogui debe tener un intensísimo deseo de fundirse con la verdad.

En cuanto a la autopregunta, puede ser cualquiera que le ayude a comprender su naturaleza profunda o el orden del universo. La más Utiliza ¿quien soy? Sólo dará resultado si el prácticante está casi obsesionado con la pregunta y si la respuesta es de vital importancia. Con tal disposición la respuesta surgirá de las profundidades de la conciencia y no estará condicionada por el intelecto.

Se puede decir que es un proceso parecido al que utilizan los grandes genios de la ciencia y el arte. El principal obstáculo de ésta vía es que su desarrollo puede degenerar en un mero ejercicio intelectual envolviendo al practicante en la ilusión que crean el mundo y la mente.

El practicante de esta vía sigue premisas como: “No creas nada que no experimentes por ti mismo”. Conoce muy bien las limitaciones del intelecto y sólo valora la experiencia personal. Aunque esto no implica que no acepte las teorías expuestas en las escrituras o por los maestros, pero sólo termina creyéndolas cuando las realiza en si mismo. El Gñana Yogui lleva a cabo un proceso de desaprendizaje y descondicionamiento. Se libera de las ideas preconcebidas, dogmas, programaciones y conceptos de todo tipo que no haya vivenciado personalmente y adquiere su conocimiento a través de los descubrimientos que realiza en su experiencia personal.

El Gñana Yoga se dice es el Yoga más difícil pero para las personas de tipo intuitivo \intelectual puede ser el más asequible. El prácticante debe tener mucha perseverancia y una mente relajada y muy concentrada que facilite el despertar intuitivo. Antes de abordar el Gñana Yoga hay que liberarse de los problemas mentales habituales como: fobias, complejos, prejuicios, traumas, ansiedad, inhibiciones…, la práctica de otras ramas de yoga facilita éste proceso.

En la India el Gñana Yoga está asociado a la Filosofía Vedanta y ésta se basa en un pilar triple:

  • Estudio de las escrituras
  • La discriminación entre lo real y lo irreal por medio de la razón
  • La experiencia intuitiva

Así el Gñana Yogui se configura en una estructura de siete partes:

  1. Viveka: “discernimiento”.
  2. Vairagya: “renunciación” o “despego” de todos los objetos mundanos y celestiales.
  3. Tapas “austeridad”.
  4. Mumukshutva: “anhelo de emancipación”.
  5. Sravana: “audición de la tradición sagrada y las enseñanzas del maestro”.
  6. Manana: “reflexión” sobre lo que se ha oído.
  7. Nididhyana: “meditación”.

Sendas del Yoga 2. Bhakti Yoga

Bhakti es el Yoga del amor puro y la devoción vertida sobre la divinidad, el gurú o maestro, la humanidad, la naturaleza , el Absoluto o cualquier motivo conveniente. El bakthi yogui canaliza todo su potencial emocional al objeto de su devoción. Así trasciende su sentimiento de individualidad o ego.
En un principio el método Bhakti es dualista pues el sentimiento amoroso se proyecta hacia algo fuera de sí mismo, pero el fin es el no dualismo pues en el último peldaño el amante y lo amado se funden en uno.

Rasgos del Bhakti Yoga:

  • El bhakti yoga es una experiencia devocional y amorosa que no puede ser enseñada ni aprendida; es un proceso que se despierta espontáneamente como consecuencia de la evolución de la persona.
  • El bhakti yogui transforma sus emociones en un amor incondicional y como el Karma yogui no espera ninguna recompensa.
  • A través de la devoción se desarrolla una gran concentración. Todas las energías son enfocadas en una misma dirección.
  • La devoción conlleva una actitud de entrega y abandono que traslada rápidamente el adepto hasta la experiencia espiritual.
  • En el proceso devocional se produce una desidentificación con el pequeño yo o cuerpo-mente. Desde ésta perspectiva más amplia, los conflictos personales pierden su dramatismo y son contemplados en su verdadera dimensión e importancia.

El Bhakti Yoga tiene una vertiente ritualista que predomina en las religiones. Con frecuencia desemboca en prácticas realizadas mecánicamente, que pierden toda su fuerza y sentido.

En esta senda no hay que descuidar el intelecto ya que podría fácilmente desembocar en el fanatismo, la hipocresía, el orgullo o el amor centrado en el ego.

Todas las escrituras sagradas pueden considerarse textos Bhakti.

Sendas del Yoga 1. Karma Yoga

Karma Yoga / Yoga de la acción:

Es básicamente una actitud ante la vida que se caracteriza por el espíritu de servicio, la entrega y el desapego. Se utilizan todas las acciones cotidianas como una vía o vehículo para realizar el estado de Yoga (unión). Para el Karma Yogui la clave consiste en responder a las demandas de la vida con un tipo de acción consciente, armónica y totalmente despojada del sentido del ego.

Rasgos que definen al Karma Yoga:

  • Intensificar la atención en el momento presente y elevar el nivel de consciencia a través de la acción mientras que interiormente permanece desidentificado, se realiza el trabajo cotidiano (cualquiera que sea) con el máximo de consciencia y entrega, manteniendo al mismo tiempo una actitud interior de desapego hacia los resultados.
  • Realizar algún trabajo o servicio “desinteresadamente” así el aspecto negativo del ego queda inactivo, cuando el ego es desactivado, automáticamente se manifiesta un nivel de conciencia superior.
  • Mediante el Karma Yoga se llega a una confrontación con los propios conflictos y condicionamientos, los cuales se manifiestan de forma que pueden ser reconocidos y posteriormente resueltos.
  • Cuando se vive plenamente el Karma Yoga desaparece el sentimiento de individualidad y el ego es trascendido por completo.

El Karma Yoga no va separado de otras vertientes yóguicas , es el mejor complemento para los adeptos que practican Meditación, pues crea el equilibrio adecuado entre la experiencia interna y la vid del mundo interior. Cuando se practican otras formas de Yoga la actitud de servicio y desapego también florecen como consecuencia del proceso de crecimiento y maduración.

El “Bhagavad Gita” es el libro que plasma perfectamente la esencia del Karma Yoga.

Origen del Yoga

Algunos autores consideran que tiene una antigüedad de más dé 5000 años, es decir, que sería anterior a ” los Vedas” (los libros más antiguos de la humanidad) . Otros por el contrario afirman que tiene su origen dentro del marco de “los Vedas“.
Algunos autores como Mircea Eliade sostienen que el Yoga era ya conocido y practicado en la antigua civilización del Indo que floreció en los milenios tercero y segundo A.C. Las excavaciones arqueológicas realizadas en mas de sesenta lugares entre el mar de Arabia y la cordillera del Himalaya así lo evidencian.
Esta civilización pudo agruparse en torno a dos ciudades Mohenjo Daro en el sur y Harappa en el norte. En éste área se han descubierto numerosas figuritas de personas practicando posturas yóguicas y meditación, lo que demuestra que el Yoga ya era conocido antes de que los arios invadieran el subcontinente  indio.
Las enseñanzas eran reveladas secretamente de maestro a discípulo, en una cadena que ha llegado hasta nuestros días.
En cuanto a los textos clásicos son los “Vedas” quienes mencionan el Yoga por primera vez y aunque no revelaban las prácticas, si aluden a conceptos básicos del Yoga como el principio dinámico vayu y su vinculación directa con la respiración, también hacen referencia a los centros psíquico-energéticos (chakras y nadis).
Las “Upanishads” que son los últimos “Vedas” contienen la esencia de éstos y han dado soporte a la filosofía Vedanta. En ellos el Yoga adquiere ya una base sólida y una forma definida. El mensaje esencial de las Upanishads es que el Ser ( esencia de uno mismo ) sólo puede conocerse a través de la unión (Yoga) y no por especulación, el Ser no puede realizarse fuera de uno mismo, sino, en nuestro interior más profundo.
Las “Upanishads” describen ampliamente la energía o prana y sus implicaciones, los canales energéticos nadis , el concepto de kundalini (energía primordial que yace dormida en el área del perineo), la Meditación, el espíritu del karma Yoga, la concentración en el mantra OM

Sin embargo aunque son textos que desarrollan una gran cantidad de información, lo hacen de manera desordenada y nunca sistemática, su interés no es enseñar sino inspirar y sugerir.

Otros textos importantes en los que se menciona el Yoga son “Mahabharata” “Ramayana” y “Yoga Vashishtha” posteriormente los “Yoga Sutras de Patanjali“, donde se sistematiza la práctica del Raja Yoga  y otros muchos entre los que se describe el Hatha Yoga (yoga físico) como el “Hatha Yoga Pradipika“, “Gorakdha Samhita“, “Geranda Samhita“…

Sendas del Yoga 4. Raja Yoga

Raya Yoga. Yoga mental. Es la vía de introspección.
Los seres humanos estamos volcados casi completamente hacia el mundo exterior, los sentidos son las antenas por las que recibimos una gran cantidad de información que entretiene nuestra mente y nos impide vivenciar los niveles más profundos de la existencia.
Desde la superficie del océano mental se bucea hacia las profundidades de la mente, donde pueden descubrirse y comprenderse todos los elementos que configuran nuestra naturaleza, así como despertar las facultades y el potencial que yace dormido en nuestro interior.
Además del Raja Yoga de Patanjali “yoga sutras “ el raja yoga también abarca otros sistemas como :
  • Kundalini yoga
  • Kriya yoga
  • Mantra yoga
  • Dhyana yoga
No se sabe con certeza en que época vivió Patanjali una de las opiniones más admitida le sitúa unos 400 años A.C. Con los “yoga sutras” de Patanjali el yoga adquiere la categoría de Dhársana. Las Dhársanas son los seis sistemas filosóficos de la India que aceptan la autoridades de los “Veda” las seis escuelas son: Mimansa,  Vaisheshika, Nyaya, Vedanta, Samkhya y Yoga.
Los Yoga Sutras están fundamentados en la filosofía Samkhya, que es anterior al Budismo (el mismo Buda estudió el Samkhya). A diferencia del Samkhya y el budismo Patanjali incorpora el concepto de Dios como un soporte o modelo útil, para aquellos que tengan una inclinación devocional.
Patanjali no inventa nada nuevo pero su trabajo tiene una gran relevancia ya que recopila y sistematiza las enseñanzas que surgieron de la experiencia de los sabios Rishis a lo largo de la historia.
El texto de los Yoga Sutras consta de 196 aforismos (sutras) divididos en 4 capítulos:
  1. Primer capítulo: Samadhi_Pada (la súper consciencia) 51 aforismos.
  2. Segundo capitulo: Shadana Pada (la práctica) 55 aforismos.
  3. Tercer capítulo: Vibhuti Pada (los poderes psíquicos) 56 aforismos.
  4. Cuarto capítulo: Kaivalya Pada (la liberación) 34 aforismos.
El texto está construido con una perfección admirable. En los capítulos 2° y 3° se expone la estructura técnica para alcanzar el estado de Yoga, ésta consta de 8 grados que se conocen como el Asthanga Yoga. El practicante debe perfeccionar cada uno de los 8 pasos para finalmente llegar a la liberación.
Los 8 grados son:
  1. Yama. Código social.
  2. Niyama. Código personal.
  3. Asana. Postura.
  4. Pranayama. Control de la energía. Regulación de la respiración.
  5. Pratyahara. Aislamiento sensorial o interiorización.
  6. Dharana. Concentración.
  7. Dhyana. Meditación o contemplación.
  8. Samadhi. Súperconsciencia.
Yama. Código de conducta social. 5 actitudes.
  1. Ahimsa: actitud de no violencia hacia todos los seres y cosas.
  2. Satya: decir y defender siempre la verdad pero no utilizarla para herir a otras personas.
  3. Asteya: honradez y honestidad.
  4. Brahmacharya: tradicionalmente control de la energía sexual. Continencia, equilibrio, no abusar
  5. Aparigraha: no ambicionar ni atesorar.
Niyama. Código de conducta personal.
comprende 5 actitudes que armonizan y purifican el mundo interno del adepto:
  1. Saucha: limpieza interna y externa .
  2. Santocha: cultivar una actitud de contento y satisfacción.
  3. Tapas: austeridad.
  4. Swadyaya: autoestudio.
  5. Ishwara Pranidana: rendición o abandono a la voluntad divina.

Los códigos Yama y Niyama están diseñados para disolver el conflicto o fricción entre las acciones externas y las actitudes internas. Armonizan el ámbito de la actividad humana. Una forma recta de actuar apacigua la mente. De la misma forma la actitud interior positiva genera acciones positivas.

Asana. Postura física.

Patanjali la define como una posición firme y confortable. En este contexto la asana no está relacionada con las posturas del hatha yoga,  se refiere a posturas de meditación como Padmasana (loto), Siddhasana (perfecta), o Sukkasana (fácil).

Son posiciones que equilibran los impulsos nerviosos, las energías internas y las sensaciones opuestas calor-frío, placer-dolor….

La postura crea la estabilidad física y mental necesaria para tener éxito en las siguientes etapas del Raja Yoga.

Pranayama. Regulación de la respiración.
Es la regulación de la energía vital (prana) a través del manejo de la respiración. Consta de tres fases:

  1. Purana: inspiración.
  2. Kumbhaka: retención.
  3. Rechaka: espiración.
Phatyahara. Interiorización.
Es el proceso de interiorización en el que se disocia la consciencia respecto del entorno externo. La práctica del asana y pranayama conducen a una progresiva desconexión de los estímulos exteriores, cuando estos han sido neutralizados la conciencia puede interiorizarse. Pratyahara en un sentido superior también incluye la desconexión debía conciencia reglas sensaciones psíquicas internas. El aislamiento de los estímulos sensoriales y de la actividad psíquica genera un estado mental claro, sereno y atento.

Dharana. Concentración.
Dharana significa concentración mental. Es la palabra que mejor define al Raja Yoga de Patanjali. Cuando la influencia de los estímulos externos y de la actividad psíquica, la mente se fija en una sola cosa excluyendo las demás. Así se produce la concentración.
Para desarrollar la concentración se enfoca la mente sobre un soporte (semilla), que puede ser cualquier cosa: un objeto, un símbolo psíquico, una zona del cuerpo, un mantra (sonido místico) , un chakra (centro psíquico energético), la imagen del maestro, la respiración…. El soporte debe tener unas características que atraigan fácilmente la atención y convengan a la naturaleza del practicante. El practicante se concentra en el soporte hasta que la consciencia queda absorbida en él.

Con el tiempo el adepto va descubriendo los distintos aspectos y cualidades del objeto de concentración. Cuando la atención se inmoviliza y brota la experiencia meditativa (dhyana)

 Dhyana. Meditación.
Dhyana o meditación es la prolongación de la concentración (dharana ). Surge directamente cuando se mantiene el flujo continuo de la atención sobre el objeto de la concentración. Es un proceso que no puede ser forzado, únicamente puede prepararse la situación adecuada para que la meditación suceda. En el estado de Dhyana, el sujeto, el objeto de la meditación y el proceso de meditar se fusionan formando una unidad. El adepto establece un estado mental libre de condicionamiento y penetra en la esencia del objeto de la meditación. El estado de Dhyana es la antesala de la consciencia cósmica o Superconsciencia.

Samadhi. Superconsciencia.
El Samadhi es la meta de todos los yoguis. Se produce como consecuencia del proceso meditativo. Es el nivel donde la mente y la dualidad han sido completamente trascendidos. En el samadhi sólo existe la experiencia de la Consciencia Pura, de la Realidad Última y de una inefable bienaventuranza. En este estado, el yogui alcanza la experiencia cumbre elevándose a la categoría de hombre iluminado o liberado (Jivamukta).

Patanjali clasifica el Samadhi en 3 categorías principales.

  1. Savikalpa Samadhi: en el que todavía existen fluctuaciones y tiene 4 estadios: Vitarka, Fichara, Ananda y Asmita.
  2. Asampragyata: es un samadhi intermedio donde no hay consciencia de la experiencia del Ser.
  3. Nirvikalapa Samadhi: sólo hay experiencia y no experimentador; el estado perfecto del Ser.
Es difícil establecer la frontera entre los 3 niveles de samadhi, ya que se interpenetran.
El estado de Samadhi es conocido en otras ramas del yoga como el despertar de la Kundalini (energía espiritual del ser humano).