Yoga para Embarazadas

La práctica del Yoga es una de las recomendaciones en las que más insisten los ginecólogos actualmente por los beneficios que ofrece a las mujeres durante su embarazo. La práctica dirigida hacia ti y hacia tu bebé, ayuda a vivir este momento de forma consciente, intensa y feliz.Yoga para Embarazadas | Hatha Yoga Shánkara

Con el Yoga conseguirás armonizar tu cuerpo y mente, aliviar los problemas más comunes durante el embarazo, mantener tus articulaciones flexibles, fortalecer tu sistema muscular, estimular la circulación y relajarte para mantener la calma y tener un poco más de control durante el parto.

El Yoga te pone en contacto con tu propio cuerpo de manera intuitiva, que es justo lo que una embarazada necesita. El consejo profesional es necesario durante el embarazo y el parto, pero los instintos naturales y la consciencia de sí misma son absolutamente esenciales y el Yoga te puede ayudar a crear una confianza serena en ti misma.

Las sesiones incluyen una amplia variedad de posturas para todas las etapas del embarazo:

Ejercicios de Respiración y Pranayamas

  • La Respiración nos permite dirigir el ritmo de nuestro cuerpo-emoción-mente además de ser un gran analgésico. Por ello la respiración ayuda a controlar el dolor en los primeros momentos del parto y en el alumbramiento.

Posturas erguidas

  • Para vigorizar el cuerpo, abrir el pecho, la zona abdominal y estirar la columna. Ayudan a recolocar la postura y sirven para afianzar la energía y fortalece el espíritu. Como la columna tiene que soportar el peso del útero y el peso suplementario, tiene que seguir fuerte y flexible. Se fortalecen los abdominales sin ejercer presión sobre el feto.

Torsiones erguidas hacia delante

  • Para estirar la columna, disminuyendo la presión en la parte inferior de la espalda, alargando los tendones, favoreciendo la circulación de las piernas. Ayudan a hacer sitio y favorecer la elasticidad de la parte posterior de la pared vaginal y cervical así como aliviar la pesadez del útero.

Torsiones hacia atrás

  • Para tonificar los músculos anteriores de la columna, estirar los músculos de la pared anterior del abdomen y diafragma para acomodar el útero según vaya creciendo. Fortalecen la columna, aumentan la flexibilidad, mejoran la circulación en los riñones, el útero y la pelvis, reduciendo la retención de agua y levantando el ánimo.

Posturas y estiramiento en posición sentada

  • Para aliviar la parte inferior de la espalda y la pesadez, tonifican y estiran la cresta pélvica, ablandan y estiran la apertura vaginal. Se alivia la rigidez de las caderas, la ingle y las rodillas. Muchas de ellas ayudan a combatir las náuseas, aliviar la ansiedad y calmar la mente.

Torsiones adaptadas a cada época del embarazo

  • Alivian el dolor de la parte inferior de la espalda y aumentar el riego de sangre fresca a las glándulas suprarrenales, el útero y los ovarios.

Posturas invertidas adaptadas a cada embarazada

  • Ayudan aliviar la tensión del cuello, los hombros y la columna, estimulan el sistema endocrino, proporcionan más energía, despegan el útero de la cresta pélvica para aliviar la pesadez que sienten algunas embarazadas, regulan la retención de sal y agua aumentando el aporte de sangre en los riñones y el hipotálamo.

Relajación Final

  • Adaptando la postura más cómoda a cada embarazada, dirigimos nuestro cuerpo hacia una relajación profunda. Relajaciones dirigidas que que aporten a la madre y al bebé que lleva consigo, un gran descanso, la armonización de todos los procesos regenerativos y revitalizantes del cuerpo, así como una gran sensación de bienestar y salud aplicando diversas técnicas de relajación y visualización.
Visítanos en FacebookVisítanos en el Aula Virtual de FacebookVisítanos en Google PlusVisítanos en Instagram